• 24Jul2015

    DISCURSO LEÍDO EN EL VATICANO POR SISTER CHAN KONG ESCRITO POR THAY SOBRE LA ESCLAVITUD EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO. (1 de diciembre, 2014)

     Venerables, Distinguidos invitados, Señoras y Señores. Por favor, permítanme leer las palabras que nuestro amado profesor, el Maestro Zen Thich Nhat Hanh, deseaba pronunciar hoy aquí:
    “Estamos agradecidos por habernos reunido hoy para anunciar al mundo nuestro compromiso de trabajar juntos para acabar con la esclavitud moderna; y para hacer un llamamiento a los que trafican con seres humanos para detener su explotación; y para pedir a los líderes y organizaciones mundiales que protejan la dignidad de estas jóvenes mujeres, hombres y niños. Ellos son nuestros hijos e hijas, nuestras hermanas y hermanos.
    “Es evidente que en esta época de globalización, lo que le sucede a uno de nosotros, nos sucede a todos. Todos estamos interconectados, y todos somos corresponsables. Pero incluso con la mejor voluntad, si somos arrastrados por nuestras preocupaciones cotidianas por necesidades materiales o por comodidad emocional, estaremos demasiado ocupados para llevar a cabo nuestra aspiración común.
    “La contemplación debe ir junto con la acción. Sin una práctica espiritual abandonaremos nuestro sueño muy pronto.
    “Cada uno de nosotros, de acuerdo con la enseñanza de nuestra propia tradición, debe practicar para tocar profundamente las maravillas de la Naturaleza, las maravillas de la vida en cada uno de nosotros, el Reino de Dios en cada uno de nosotros, la Tierra Pura, el Nirvana en cada uno de nosotros, para que podamos obtener la curación y el alimento, la alegría y la felicidad que nacen de la idea de que el Reino de Dios ya está a nuestro alcance en el aquí y ahora. El sentimiento de amor y admiración por la naturaleza, que todos compartimos, tiene el poder de nutrirnos, de unirnos, y de eliminar toda separación y discriminación.
    “Al estar en contacto con todo lo que es refrescante y sanador, podemos liberarnos de nuestras preocupaciones cotidianas por el confort material, y tendremos mucho más tiempo y energía para realizar nuestro ideal de llevar la libertad y la compasión a todos los seres vivos. Como dice el Evangelio: “No os preocupéis por lo que habéis de comer o beber o vestir. Buscad primero el Reino de Dios y todas estas cosas os serán añadidas. No te preocupes por el mañana. El mañana se hará cargo de sí mismo “.
    “En nuestro trabajo para acabar con la esclavitud moderna, debemos encontrar tiempo para cuidar de nosotros mismos, y para cuidar del momento presente. Al hacerlo de esta manera, podemos encontrar relativa paz en nuestro cuerpo y mente para continuar nuestro trabajo. Necesitamos reconocer y abrazar nuestro propio sufrimiento, nuestra ira, nuestro miedo y nuestra desesperación de manera que la energía de la compasión se pueda mantener en nuestros corazones. Cuando tengamos más claridad en nuestra mente, sentiremos compasión no sólo por las víctimas, sino también por los propios traficantes. Cuando veamos que los traficantes han sufrido, podremos ayudarles a despertar y dejar de hacer lo que están haciendo. Nuestra compasión puede ayudar a convertirlos en amigos y aliados de nuestra causa.
    “Para sostener nuestro trabajo de compasión, todos necesitamos una comunidad espiritual para apoyarnos y protegernos – una comunidad real, donde hay verdadera fraternidad, compasión y comprensión. No debemos hacer este trabajo como “cavaliers seuls”, como guerreros solitarios. Las raíces de la esclavitud moderna son profundas, y sus causas y condiciones, las redes y estructuras que la sustentan son complejas. Por esto necesitamos construir una comunidad que pueda continuar con este trabajo para proteger la vida humana no sólo hasta 2020, sino mucho más allá en el futuro.
    “El mundo en que vivimos está globalizado, y también lo está esta nueva forma de esclavitud, que está conectada a los sistemas económicos, políticos y sociales. Por tanto, nuestra ética y nuestra moralidad también necesitan estar globalizadas. Un nuevo orden mundial exige una nueva ética global. Tenemos que sentarnos juntos, como miembros de muchas tradiciones, como lo estamos haciendo ahora, para encontrar las causas de este sufrimiento. Si miramos profundamente juntos, con claridad, calma y paz, entenderemos las causas de la esclavitud moderna, y podremos encontrar una salida”.

    Discurso en el Vaticano por la hermana Chan Kong
    5 (100%) 1 vote

Actividades 2016 / 2017

Actividades 2016 / 2017

Estamos en

La Barca de Buda. Comunidad del Interser
C/. Moravía 6, local
41003 – Sevilla

Contacto:
Gregorio Hidalgo: 954901606; 652601432
Mail: goyointerser@gmail.com

Los días y horarios son los siguientes:

Martes de 19.30 a 21.00
Jueves de 19.30 a 21.00

Archivos

Categorías